Voz y Voto en línea

El último sprint

Ventana al mundo

Por: Gibbran Montero*

Falta poco más de un año para que culmine el cuarto mandato de Angela Merkel como canciller de Alemania, tras 15 años al frente de una de las economías más importantes del mundo. Sin embargo, quizás nunca imaginó que en esta última etapa tendría que enfrentarse a la gestión de la mayor crisis provocada por una pandemia.

 

Coronavirus en Alemania

El 27 de enero de 2020 se registró el primer caso de COVID-19 en Alemania, específicamente en el estado de Baviera. Al 10 de septiembre (seis meses después de haberse desatado la pandemia a nivel global) y de acuerdo con datos oficiales, la cifra de casos confirmados en este país era de 256,835 (con lo cual, Alemania se encontraba en el lugar 21 a nivel mundial), de los cuales ya se han recuperado 232 mil y lamentablemente 9,412 personas fallecieron.1 En este sentido, es importante destacar que la tasa de mortalidad en Alemania es muy baja (112 por cada millón de personas) en comparación con otros países como México (535 por cada millón de personas).

Aunque con las vacaciones de verano se desató una segunda ola de contagios, el balance sobre el caso alemán en la gestión de la pandemia es considerado como exitoso. A continuación, se presentan seis elementos relevantes:2

  1. Actuación anticipada: El hecho de que Alemania no fue el primer país afectado por el virus pudo haberle dado tiempo para prepararse y tomar como referencia las experiencias de otros países. No obstante, cabe mencionar que el gobierno alemán ya venía trabajando desde 2013 con el Instituto Robert Koch3 en materia de prevención y combate de pandemias, pero intensificaron sus investigaciones a partir de los casos de coronavirus registrados en China y comenzaron a aplicar todos los protocolos que éste les sugirió. Por otro lado, desde que comenzó este año, el gobierno alemán compró de manera anticipada diversos instrumentos quirúrgicos y material médico, los cuales estaban prohibidos para que cualquier persona pudiera comprarlos (esto para evitar un desabasto cuando llegara el momento más crítico de la pandemia). Finalmente, en este tema hay que mencionar que en Alemania se encuentra el laboratorio donde se desarrolló la primera prueba rápida de covid-19, lo que desencadenó una fuerte colaboración entre otros laboratorios para así crear un gran número de pruebas en un tiempo reducido.4

  2. Sistema de salud: Al analizar la evolución de la pandemia en Alemania, se puede identificar un elemento que difícilmente ha podido encontrarse en otro país: un robusto sistema de salud, el cual ha demostrado tener gran capacidad de acción y cuenta con los recursos tanto humanos (una excelente red de médicos) como tecnológicos para hacer frente a la pandemia. Hay que decir que el sistema de salud era robusto desde antes de la crisis. Asimismo, los hospitales se han centrado en los enfermos más graves, para lo cual se determinó que la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) se incrementara de 12 mil a 40 mil rápidamente.

  3. Transparencia y honestidad: De acuerdo con el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, la transparencia e información son mucho más efectivas que la coerción; por lo tanto, la comunicación oficial del gobierno ha sido muy directa, clara y eficiente. Por ejemplo, Angela Merkel, desde las primeras semanas de la crisis, declaró que «70% de la población se contagiaría de COVID-19 en algún momento». Asimismo, dijo que lo importante era que no todos se contagiasen al mismo tiempo y que ojalá pronto apareciera la vacuna. El principal resultado de esta comunicación oficial fue que la población acató las medidas que el gobierno fue anunciando para cada una de las fases, las cuales estaban acompañadas de un informe diario acerca del número de casos nuevos y los pasos a seguir. Todavía hoy en día Merkel insiste públicamente en que el peligro es latente e insta constantemente a la población a seguir siendo responsables de manera colectiva y a no bajar la guardia.

  4. Confianza en el gobierno: La transparencia con la que ha trabajado el gobierno ha sido bien recibida por la población, quienes de por sí ya tenían un alto nivel de confianza en sus autoridades, lo cual ha permitido que la gran mayoría de las y los ciudadanos, impulsados por un sentido de responsabilidad colectiva, quisiese cooperar y acatar las medidas indicadas por el gobierno. Al respecto, destaca que, de acuerdo con diversas encuestas realizadas recientemente (Instituto Civey/Instituto Kantar), casi 70% de los alemanes se declaran «satisfechos» o «muy satisfechos» con la gestión de la crisis.

  5. Medidas: El éxito de Alemania no recae solamente en una persona: hay que destacar el gran papel que ha tenido la sociedad. A partir de que el gobierno identificó que había casos de COVID-19 no importados en Alemania (inicios de marzo), se establecieron diversas medidas para evitar un contagio desbordado del virus. Por ejemplo, si bien no se impuso un toque de queda en todo el país, sí se pidió a la población que se quedara en casa voluntariamente, lo cual fue establecido desde el 13 de marzo. Asimismo, otras restricciones que se establecieron fueron: el uso obligatorio de la mascarilla en todos los espacios cerrados, distancia social de al menos 1.5 metros y prohibición de reuniones de más de 6 personas, entre otras. Sin embargo, una de las cosas que quizás podrían haberse hecho de otra manera es haber establecido medidas de seguridad generales a nivel federal, en vez de que cada estado estableciera las propias. Lo anterior, para evitar confusiones entre la población (por ejemplo, en Baviera las medidas fueron mucho más estrictas que en otros estados).

  6. Trabajo intergubernamental: La relación constante y coordinada entre los diferentes niveles de gobierno ha sido parte del éxito en el manejo de esta crisis. Esto, aunado también a la estrecha colaboración del gobierno con otros stakeholders, como fundaciones y organizaciones no gubernamentales.

 

La nueva normalidad en Alemania

La etapa más estricta del confinamiento terminó durante los primeros días de mayo, dando paso a la fase de reactivación de la vida económica. Esta ha sido gradual: primero abrieron los negocios de hasta 800 m2 y, en agosto, los grandes negocios. Sin embargo, se estima que será hasta 2022 cuando se supere el impacto económico de la crisis en Alemania. En este sentido, algunas de las medidas económicas que ha implementado Alemania son: estímulos fiscales (en marzo se aprobó un paquete de 123 mil millones de euros y, en junio, se aprobó otro por 130 mil millones); reducción temporal del IVA (del 19% al 16% el ordinario y del 7% al 5% el reducido) y de otros impuestos, con el objetivo de estimular el consumo, así como ayudas a empresas y familias. Asimismo, se han mejorado las condiciones del Kurzarbeit (reducción de la jornada laboral) al garantizar que los trabajadores puedan cobrar hasta 77% de su sueldo con el apoyo del gobierno.

De manera paralela, se ha tenido que atender la salud mental ya que para un gran número de personas ha sido muy difícil manejar el aislamiento social, el trabajo solitario en casa, la incertidumbre de cuándo volvería a ser posible reunirse con familia y amigos, entre otros. Por lo tanto, la atención médica no sólo ha estado enfocada en atender a las personas contagiadas del virus, sino también a aquellas que requieren de acompañamiento psicológico y psiquiátrico causado por la pandemia.

Si bien la etapa más complicada duró «sólo» dos meses, hay que decirlo de manera clara: volver a la normalidad total será posible hasta que exista una vacuna contra el coronavirus. Por lo pronto, se seguirán tomando algunas medidas:

  • Uso obligatorio de mascarillas en los lugares cerrados o donde no es posible mantener la distancia social (tiendas, bancos, transporte público, estaciones de tren).

  • En los aeropuertos, además del uso obligatorio de la mascarilla, los viajeros tendrán que someterse a una prueba al llegar a territorio alemán, sobre todo si provienen de zonas calificadas como de riesgo. Asimismo, los viajeros están obligados a hacer una cuarentena domiciliaria de 14 días.

  • Después de las vacaciones de verano, las escuelas han comenzado a retomar sus actividades con normalidad (dentro de lo posible). Esto incluye protocolos más estrictos de higiene para el profesorado y los estudiantes. Se buscará que los niños sólo tengan contacto con sus compañeros de aula; de esta forma, en caso de que se produzca un contagio, sólo tendría que hacer cuarentena ese salón y no toda la escuela.

  • Los eventos públicos masivos están prohibidos, al menos, hasta el próximo año.

Si bien la mayoría de los alemanes aprueba o apoya las medidas que el gobierno federal ha tomado, existen algunos grupos extremistas (militantes antivacunas, creyentes de teorías de conspiración y otros que señalan que la pandemia ya fue superada) que se oponen a éstas. En al menos dos ocasiones, durante el mes de agosto, se registraron manifestaciones en Berlín: la primera fue el 1º de agosto, reunió a 17 mil personas y tuvo como lema «El fin de la pandemia. Día de la libertad»; la segunda fue el sábado 29 del mismo mes y contó con la participación de 30 mil personas bajo el lema «Festival de la libertad y la paz». Sus principales reclamos giran en torno a que consideran que las medidas de prevención limitan las libertades individuales; asimismo, exigen la renuncia de la canciller Merkel y la convocatoria de nuevas elecciones este mismo año.

 

Por si no fuera suficiente...

El pasado 1º de julio Alemania asumió su segunda presidencia rotatoria de la Unión Europea (UE) –la primera fue durante el primer semestre de 2007– para los próximos seis meses. Sin duda, el reto central será combatir los estragos de la crisis del coronavirus, especialmente a través de la aplicación y administración del Plan de Recuperación para toda la región, el cual fue aprobado por unanimidad por los 27 Estados miembros de la ue, después de intensas negociaciones que tuvieron lugar del 17 al 21 de julio en el seno del Consejo Europeo.

El instrumento de recuperación, llamado Next Generation EU (NGEU), que consta de 750 mil millones de euros (360 mil millones de euros para préstamos y 390 mil millones en forma de subvenciones), está proyectado para 2021-2024. Se enfocará en tres pilares: a) ayudar a los Estados miembros a recuperarse (subvenciones y préstamos mediante la aplicación de los planes nacionales de recuperación y resiliencia de los Estados miembros); b) relanzar la economía y apoyar la inversión privada (instrumento de inversiones estratégicas) y, c) aprender de la experiencia de la crisis (apoyo a programas clave de salud para futuras crisis y emergencias a gran escala).

Al mismo tiempo, se aprobó un presupuesto a largo plazo reforzado para el periodo 2021-2027 que incluye 1.1 billones de euros. Este es el Marco Financiero Plurianual (MFP).5

Sin duda, la aprobación de este plan fue el resultado del liderazgo ejercido por la canciller alemana, con el respaldo del presidente de Francia, Emmanuel Macron, a pesar de que –con anterioridad– ella se había mostrado más a favor de la austeridad y de la reducción de la deuda.

 

Apuntes finales

De acuerdo a sus propias declaraciones, al terminar su actual mandato Angela Merkel se retirará de la escena política. Sin embargo, todo parece indicar que los meses que le restan, tanto como canciller de Alemania como en la presidencia de la UE, serán bastante «entretenidos» y llenos de desafíos.

No obstante, los desafíos de Merkel se pueden traducir en oportunidades, sobre todo para enfocar y redefinir sus últimos esfuerzos en torno al legado que querrá dejar a su país y a toda la Unión Europea.

Finalmente, un tema a seguir en los próximos meses será conocer a las y los aspirantes que buscarán suceder a Angela Merkel en las elecciones del próximo año. Si bien los reflectores han estado puestos sobre la canciller durante los últimos meses, otro actor importante ha sido el ministro presidente de Baviera y líder de la Unión Social Cristiana (CSU), Markus Söder, quien gobierna el estado donde se registró el primer caso de COVID-19, ante lo cual fue el primero en determinar que se cerraran las escuelas, se prohibieran los partidos de futbol con público y se impusiera un confinamiento más estricto que en el resto de estados alemanes. De esta forma, se ha convertido en el político más popular después de Merkel.


1 En Alemania, el número máximo de contagios diarios se registró el 27 de marzo con 6,933 casos nuevos.

2 Esta sección se nutrió de diversas entrevistas realizadas a tres ciudadanos alemanes en Hamburgo: Malou Martin (28 años, mesera), Timo Swyter (42 años, policía) y Alexander Heinze (35 años, médico), a quienes agradezco el tiempo brindado.

3 El Instituto Robert Koch es la agencia oficial responsable del control y el seguimiento de las enfermedades infecciosas en Alemania.

4 Hoy en día, cerca de 170 laboratorios en Alemania tienen la autorización para realizar las pruebas del coronavirus. Gracias a esto, Alemania pasó de 7 mil pruebas semanales al inicio de la pandemia, a un millón.

5 El MPF abarcará los siguientes ámbitos de gasto: mercado único, innovación y economía digital; cohesión, resiliencia y valores; recursos naturales y medio ambiente; migración y gestión de las fronteras; seguridad y defensa; vecindad y resto del mundo, y administración pública europea.

 


Consultor internacional.

BLOGS

Blog y Voto

fallida

Por: Jorge Alcocer V.

Justicia

El mito de la apatía de las juventudes.

Por: Víctor Humberto Mejía Naranjo

América Latina

democracias covid

Por: Lisandro M. Devoto

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Género y política

La paridad

Por: Dania Paola Ravel Cuevas

Proceso electoral 2020 - 2021

campañas en tiempo

Por: Karolina M. Gilas

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK