Voz y Voto en línea

Construir en igualdad

Mujeres en el poder

Por: Adriana Aguilar Ramírez*

La parte difícil de un camino, una vez trazado, no es la adversidad que se enfrenta en el cumplimiento de las metas, sino la capacidad de resistencia a todas esas dificultades. Considero que esta época –en la que afortunadamente el destino y la vida decidieron que me desarrollara– ha sido una época de mucho avance. Sí, de resistencia a muchas necedades, pero no de intransigencias que, con las capacidades con las que contamos las mujeres, no puedan ser sorteadas. 

Soy una orgullosa mujer queretana, fiel creyente del poder transformador de las mujeres mexicanas. Mi nombre es Adriana Aguilar Ramírez y actualmente dirijo la Secretaría Nacional de Promoción Política de la Mujer de mi partido (pan), un trabajo diario que tiene como meta impulsar la capacidad de las mujeres a creer en ellas, a participar en la vida pública de nuestro país y a ser parte de la toma de decisiones que impactan a las y los mexicanos. Pero, ¿cómo llegué a un trabajo como el que tengo? ¿Siempre quise trabajar por esto? Bueno, les cuento.

Incursioné por primera vez en política cuando tenía 16 años. Fui una feliz integrante de Acción Juvenil, el grupo joven de mi partido. Una institución a la que debo muchas lecciones, no solo políticas, sino de vida. También le debo varias amistades de esas que te acompañan en cada camino. Porque, si hay quienes piensan que en la política no hay amigas y amigos, temo decirles que están muy equivocados.

En Acción Juvenil tuve la oportunidad de conocer rincones de mi México en los que nunca pensé estar, pero también, de enamorarme más de mi natal Querétaro, de entenderlo, recorrerlo y participar de la mano con su gente en actividades para beneficio de todas y todos.

Fue en Querétaro donde tuve mi primera gran responsabilidad y donde descubrí que ser mujer, joven y estar en política, no iba a ser nada sencillo. Fui Secretaria General de mi Comité Directivo Municipal, en Querétaro capital, a la edad de 25 años. Sí, la más joven hasta ese entonces en ostentar dicho cargo, lo que implicó un inmenso compromiso.

Ser joven puede ser, para muchos, sinónimo de inexperiencia, pero sigo creyendo que nunca se es demasiado joven para ser una ciudadana o ciudadano responsable que se preocupa y ocupa por el acontecer diario de su comunidad, de su ciudad y de su país.

Esos 3 años me enseñaron mucho a creer en mí, a defender mis ideas, las de mi generación y las de las mujeres jóvenes que querían participar pero que rara vez eran escuchadas y tomadas en cuenta. Me enfrenté a dudas –de otros y propias–, pero confié y seguí.

 

Los retos siempre crecen

 

Mi siguiente responsabilidad fue aún más retadora: ser Secretaria de Fortalecimiento Interno e Identidad en el Comité Ejecutivo Nacional del pan. La primera mujer, y la más joven, en tener ese cargo. ¿A qué me enfrenté? A mucho. Pero cada día, cada esfuerzo, cada viaje y cada capacitación valieron totalmente la pena. ¿Cómo era posible que tan solo una mujer joven definiera rutas de procesos de elección interna de comités en los estados de México? Pues así, simplemente poniendo en práctica toda la experiencia adquirida en mis responsabilidades anteriores, y no solo en las estructuras de Partido, sino también en los procesos a los que me enfrenté para –en ese entonces, ya siendo Secretaria de Fortalecimiento– haber pasado por una candidatura a síndico y diputada local.

Muchas horas de viaje, muchos vuelos, interminables carreteras, muchas noches de lectura en hoteles dispersos por México en rincones que no habría conocido sin esta gran responsabilidad, pero, sobre todo, muchas horas, días y vida de conciliación interna para dirimir muchas controversias con grandes liderazgos del pan que, en el día a día, le dan rumbo a Acción Nacional.

En 2018 asumí la Secretaría Nacional de Promoción Política de la Mujer (ppm) y debo decirles que ppm cambió mi vida. A diferencia de otros cargos, la nobleza y, a su vez, firmeza de ppm me ha permitido estar cerca de mujeres de todos los estados de mi país, mujeres brillantes y comprometidas que, con energía y entrega, trabajan y luchan para eliminar la brecha de género que históricamente nos ha impedido ser tratadas con igualdad.

Actualmente dedico mi esfuerzo y toda mi entrega en hacer posible que la paridad en los espacios de toma de decisiones al interior de Acción Nacional sea una realidad.  Y que cada vez más políticas y políticos incorporen la perspectiva de género en sus actividades diarias para que, a su vez, esta permee en toda acción política y de vida de cada comunidad.

Hoy, desde la Secretaría, tengo un gran reto y una gran responsabilidad, porque nuestro trabajo no es solamente mantener lo que se tiene, sino seguir construyendo cada vez más espacios de participación para las mujeres, para las nuevas generaciones y para todas aquellas ciudadanas que anhelan tener la posibilidad de cambiar a su país y que ven como un camino viable a Acción Nacional. Mi trabajo, y el del equipo que hoy encabezo, es seguir construyendo puentes para generar acciones que hagan que cada vez más mujeres tengan voz en la construcción del México que todas y todos merecemos y queremos. Del México que anhelamos y que soñamos para nuestro presente y para heredar a las y los mexicanos.

Hoy puedo decir que el mayor reto al que me he enfrentado es el de convencer a más mujeres de que su voz también es importante, que sus ideas son buenas y merecen ser escuchadas, y que su forma de pensar y actuar es igual de valiosa que la de los hombres.

Estoy convencida de que construir en igualdad de género es tarea de todas y todos de diario: de hoy, de mañana y de siempre. 

Por las mañanas despierto esperando poder sembrar algo en cada vida que toco, así como cada persona deja algo en la mía, algo que marca mi futuro y me ayuda a seguir trazando mi camino. Deseo que, así como hubo mujeres que dieron su vida para hacer posible que hoy tengamos una realidad mejor, nosotras podamos sumar nuestro granito de arena para fortalecer este derecho humano de igualdad, para que las nuevas generaciones puedan ver nuestra realidad como solo una triste anécdota en la que se describe que, en el paso, fuimos tratadas de manera diferente.

Anhelo poder saber que algún día dejaremos de pelear los espacios que por derecho nos corresponden, un ahelo que me hace seguir construyendo en igualdad, porque nadie es mejor que nadie, pues todas y todos, de acuerdo a nuestros conocimientos y capacidades, aportamos la clave para tener un país rico y diverso: nuestro México.

De nosotras y nosotros depende cómo caminamos ese camino, aprendiendo de las adversidades que nos han forjado el carácter y, a su vez, logrando que las generaciones venideras no vivan situaciones que podemos evitarles.

Finalmente, las y los invito a que vivan cada día sabiendo que pueden tocar muchas vidas abriendo nuevos y cada vez más grandes caminos. Esa es mi meta y mi gran misión: que cada vez más mujeres caminemos juntas en sororidad para poder ver, con amor y mucho orgullo, qué tan lejos hemos llegado.

 


* Secretaria Nacional de Promoción Política de la Mujer del Partido Acción Nacional (PAN).

PODCAST
BLOGS

Blog y Voto

La lucha contra la discriminación en México

Por: Jacqueline L’Hoist Tapia

Justicia Electoral

La urgencia de los juicios electorales en línea

Por: Rafael Elizondo Gasperín

Elecciones en América Latina

Las elecciones ante el coronavirus

Por: Francisco Antonio Rojas Choza

Designaciones INE 2020

Lista de aspirantes que pasaron a la fase de entrevistas en el proceso de renovación del consejo general del INE

Por: Voz y voto

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK