PROCESO DE RENOVACIÓN INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Las instituciones que han trascendido en nuestro país lo hacen en virtud de sus acciones y aportaciones que van más allá de las funciones legalmente establecidas en una determinada legislación y, esa característica la tiene sin duda alguna, el Instituto Nacional Electoral (INE) que, se constituyó en el máximo órgano electoral del país con la reforma constitucional de 2014, tomando como base los cimientos y estructura del otrora Instituto Federal Electoral (IFE) que surgiera luego de un proceso electoral, por demás polémico, en 1988.

Muchas han sido las aportaciones a nuestro sistema democrático que ambos referentes electorales le han dado al país, lo que ha permitido, entre otras cosas, que podamos contar con transiciones del poder público pacíficas, como lo fue la elección presidencial del año 2000 con el arribo del PAN; del PRI en 2012 y ahora de Morena en 2018.

Sin embargo, es importante precisar que, a diferencia de otras instituciones, el INE toma sus decisiones más importantes a través de un órgano colegiado llamado Consejo General, integrado por consejeros electorales, representantes del Poder Legislativo y representantes de los partidos políticos con registro nacional.

Este esquema coloca al INE en la estricta obligación de transparentar todos sus actos, de abrirlos a la discusión de los actores que participan en elecciones, es decir, los partidos políticos y legisladores. Por ello, su integración completa debe ser un referente obligado en favor de nuestro sistema democrático que no permite baches, o contratiempos en la construcción de ese andamiaje electoral que debe generar estabilidad social y política a una gran nación como la nuestra

Hoy el INE no está completo, le faltan 4 consejeras y consejeros que debieron ser nombrados a principios del mes de abril pero que la emergencia sanitaria ha postergado la continuidad del proceso de designación.

La última resolución establecida por el Comité Técnico de Evaluación, órgano responsable de presentar fue la de publicar una lista de 60 finalistas; 30 del género femenino y 30 del masculino que pasarían a otra etapa eliminatoria que no se ha dado motivo de la presente situación por la pandemia del Covid-19 registrada.

Lo más reciente de este proceso ha sido la determinación de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que, atendiendo diversos medios de impugnación presentados, por mayoría de votos, modificó justamente el Acuerdo del Comité Técnico de Evaluación por el que resolvió que pasaron a la siguiente etapa 60 aspirantes al Consejo General del INE, ordenándole detallar la puntuación individual que obtuvo cada uno de los aspirantes que continúan en el procedimiento. Además, el TEPJF resolvió que se les tendrá que dar a conocer a las y los actores el puntaje y las razones que justificaron los resultados de la evaluación de su expediente.

Atendiendo esta disposición del Tribunal Electoral de todas formas debemos esperar a que la Cámara de Diputados contando con mejores condiciones de salud, pueda determinar la continuidad no sólo del trabajo legislativo a plenitud, sino también que se vuelvan a activar los trabajos para la designación de nuevos 4 funcionarias y funcionarios que deberán estar a la altura de una gran institución como el INE.

El proceso que está pendiente y que tiene que resolver el Comité Técnico de Evaluación es la conformación de cuatro listas de cinco aspirantes con los perfiles mejor calificados; de éstos al menos dos, deberán integrarse sólo por mujeres.

Es aquí, donde seguramente las miradas escrutadoras de partidos políticos, instituciones electorales, medios de comunicación, y otros actores políticos y sociales estarán vigilantes de que efectivamente estén integrados los mejores perfiles tanto de mujeres como de hombres.

Del listado de 60 candidatas y candidatos hay dignos representantes para ocupar un asiento en una institución como el INE por lo que el Comité deberá ser muy escrupuloso, cuidadoso y transparente en cada una de las acciones y resoluciones que determine.

Posteriormente, las listas referidas deberán ser entregadas a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados quien elegirá a las y los candidatos de los listados y los remitirá al Pleno de la Cámara para la votación correspondiente. Justo en este último proceso, deberán considerarse aspectos que no incidan en la tentación de establecer “cuotas partidistas”, y más bien priven aspectos disposiciones como el currículum de las y los candidatos, su experiencia profesional en el ramo, o bien, su desenvolvimiento en posiciones similares que demuestren el temple, la honradez y la madurez suficiente para ostentar un cargo de esta envergadura.

Es importante indicar que, si no se alcanzara la votación requerida por el Pleno de la Cámara de Diputados, la selección se realizará mediante insaculación. Y en el supuesto de que la Cámara de Diputados no eligiera a las y los consejeros, la Suprema Corte de Justicia de la Nación realizará dicha insaculación.

Me parece adecuado que se tengan estas previsiones, pero sería terrible que el órgano legislativo federal no tuviera los alcances, acuerdos y la voluntad política de concretar el nombramiento de 4 consejeras y consejeros del INE en razón de que tendrán sobre sus hombros y en la de sus homólogos, la elección más grande de que se tenga registro, pues no solamente se renovará la Cámara de Diputados, sino habrá elecciones en 15 Estados para la renovación de su Ejecutivo Local; en 30 entidades federativas habrá elección de Ayuntamientos, con excepción de Durango e Hidalgo, y en 30 entidades del país se renovarán los Congresos locales, con excepción de Coahuila y Quintana Roo.

Ante este panorama hay que hacer énfasis en que, con todas las precauciones en materia de salud, pueda ser reactivado este proceso que debió quedar concluido los primeros días del mes de abril.

El INE no es una institución que funcione sólo durante el desarrollo de procesos electorales, siempre tiene múltiples actividades y necesita su órgano de decisión completo para que las decisiones y deliberaciones tengan el peso suficiente y la legitimidad de generar, como en todo órgano colegiado, las mayorías que permitan ir encauzando las acciones y determinaciones de un ingrediente fundamental de todo sistema democrático: la organización electoral.

Ahora bien, es muy probable que tanto el Comité Técnico de Evaluación, como la Cámara de Diputados, en su oportunidad analicen la viabilidad de nombrar a dos mujeres y dos hombres para atender la paridad de género en dichos nombramientos. De entrada, cumplirían con dicha paridad, aunque hubiera sido conveniente valorar la conveniencia de buscar la paridad en la composición de las consejeras y consejeros electorales que integran el Consejo General.

Por lo pronto, la designación de las y los nuevos consejeros debería quedar concluido ya, pues en poco menos de dos meses, es decir, en la primera semana del mes de septiembre, tal y como lo dispone la legislación electoral federal, se dará arranque formal, en sesión pública del Consejo General del INE, al proceso electoral 2020-2021.

Una ruta para que el barco arribe a buen puerto nos lo dan las propias instituciones. Ahí tenemos, por ejemplo, el Acuerdo histórico del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) que aprobó, recientemente, la integración y tramitación en línea de todos los asuntos, independientemente de su instancia o materia, a cargo de los órganos jurisdiccionales del CJF.1

Con esto quiero decir que con la adecuada utilización de las herramientas tecnológicas es posible seguir el curso laboral, institucional y profesional en favor de nuestro sistema democrático. Con ello, tanto el Comité Técnico de Evaluación como la propia Cámara de Diputados bien podrían seguir la ruta del CJF.

Así, cuando así lo determine la Cámara de Diputados las y los consejeros electorales electos rendirán protesta en sesión del Consejo General del INE dentro de las 24 horas siguientes a la elección.

Esperamos que las y los legisladores federales estén a la altura de la exigencia de un sistema democrático que, para ser auténtico, certero y apegado a derecho, debe colocar a las y los mejores en piezas clave como lo es el INE que se ha convertido en un referente internacional por su alta especialización y profesionalismo en la planeación, desarrollo y ejecución de elecciones.


1 El Acuerdo del Pleno del Consejo de la Judicatura Federal incluye la posibilidad de desahogar diligencias, audiencias y sesiones mediante videoconferencias, así como la posibilidad de llevar a cabo convenios de interconexión con las autoridades que son parte de estos asuntos.

EDICIÓN IMPRESA
Blog y Voto

Situar al sujeto joven y su protagonismo político y social en el siglo XXI. Una reflexión crítica a la categoría millenial.

Por: Janneth Trejo Quintana

Agosto 12, 2020

Justicia

Un revés a la autonomía indígena

Por: Karolina M. Gilas

Julio 20, 2020

América Latina

De las democracias que quisimos... a las democracias que tenemos

Por: Ernesto Rodríguez

Julio 24, 2020

Género y política

La reforma en materia de violencia política en contra de las mujeres y los alcances de su armonización desde el impulso de las redes en Jalisco.

Por: Griselda Beatriz Rangel Juárez

Agosto 14, 2020

Proceso electoral 2020 - 2021

Las elecciones venideras. Entre lo inminente y lo impostergable

Por: César Astudillo

Agosto 04, 2020

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK