Por una pequeña nota publicada en el diario Reforma (25/02/19) nos enteramos que en Baja California, fuera de tiempo y en contravención a la norma Constitucional, han vuelto a modificar el periodo de mandato del siguiente gobernador para que en lugar de dos sea de cinco años. 
 
Hacer de las constituciones locales trajes al gusto de los partidos y gobernantes en turno sigue siendo práctica común en la 4T y la hegemonía de Morena. El cambio que la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, negoció y obtuvo en Baja California a pedido y para beneficio del superdelegado Jaime Bonilla, seguro candidato de Morena, quien ya despacha como anticipado gobernador.
 
Según el artículo 105 de la Constitución federal, no debe haber reformas legales fundamentales durante los procesos electorales, ni en el periodo de 90 días previos a su inicio. Es el caso de que el proceso electoral local de Baja California ya está iniciado y por tanto no cabe hacer reformas legales, cómo extender el periodo de mandato del futuro gobernador. 
 
Sin embargo, en la 4T parece que nada importa lo que diga la Constitución, lo que importa es que Morena tiene un acuerdo con sus opositores y que nadie acudirá ante la Suprema Corte a impugnar el cambio pedido por el superdelegado Bonilla. 

Siguenos en Twitter