Rita Bell López Vences*

En el proceso electoral de 2017-2018 no fueron pocos los esfuerzos realizados por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) para seguir maximizando las oportunidades de que más mujeres llegaran a ocupar cargos de elección popular, más aún en las presidencias municipales, donde en 2016 solo 38 mujeres fueron electas frente a 115 hombres, cifra que resultó ser las más alta en nuestra entidad hasta entonces.

Aunque la ley electoral local vigente ya contenía los criterios adoptados desde 2016 por el Instituto en los Lineamientos en materia de paridad de género, se pensó revisar y avanzar aún más en dichos lineamientos para el proceso de 2017-2018. Pese a las resistencias de algunos partidos políticos, se implementaron nuevas medidas. De esta manera, tratándose de las elecciones municipales, se determinó que los lugares definidos por ley como competitivos y no competitivos fueran divididos cada uno en tres bloques, en los que se debía postular un número paritario de candidaturas.

El 1º de julio de 2018 tuvieron lugar las primeras elecciones concurrentes en el estado de Oaxaca, en las que se renovaría la integración de 151 ayuntamientos de 153 municipios (en dos de ellos no hubo condiciones para su realización) que eligen a sus autoridades por el sistema de partidos políticos. Concluidos los cómputos municipales y resueltos los medios de impugnación interpuestos, se dio a conocer que había 52 presidentas municipales electas, 104 síndicas y 410 regidoras en total, lo que nuevamente resultó histórico para nuestra entidad.

Sin embargo, y dada la experiencia de los casos de violencia política ocurridos en 2016 a partir de la toma de protesta de las munícipes, este Instituto emprendió de manera preventiva, antes de la toma de protesta de las autoridades electas, que sería el 1° de enero de 2019, diversas acciones a efecto de disuadir de la posible comisión de acciones u omisiones que pudieran constituir violencia política en razón de género, a saber:

  1. Recopilación y difusión de materiales en el maletín de herramientas contra la violencia política de género para concejalas, que contiene información y herramientas que se han desarrollado desde el proceso pasado para la detección y atención de estos casos.
  2. Capacitación en materia de derechos político-electorales a mujeres munícipes electas, en forma conjunta con el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Oaxaca (Observatorio), así como en materia de prevención, atención y sanción de la violencia política en razón de género.
  3. Acceso público al Sistema de Autoridades Electas por el régimen de Partidos Políticos 2019-2021, que alberga información completa de las planillas ganadoras, la posición en que fueron registradas y la constancia de mayoría y validez.
  4. Aprobación y difusión del Acuerdo IEEPCO-CG-104/2018, del 27 diciembre de 2018, por el que se exhorta a las instituciones del estado y a los partidos políticos a garantizar el libre ejercicio del cargo de las mujeres electas, así como prevenir la violencia política en razón de género.

Desafortunadamente, pese a los esfuerzos realizados, a partir del 1º enero de 2019, principalmente por diversos medios de comunicación, así como por las colaboraciones interinstitucionales a través del Observatorio y las redes conformadas, tuvimos conocimiento de que varias presidentas municipales estaban renunciando a su cargo y que lo ocuparían los hombres que estaban en segunda posición, lo que se constituía en probables acciones de simulación para cumplir con el principio de paridad, o posible violencia política en razón género. Hubo otros casos de amenazas o negativa de reconocer a las mujeres en su cargo. En la siguiente tabla se muestran los casos registrados.

Nombre Cargo Municipio Partido Hombre que pretendía asumir el cargo
Anayeli Angélica Huerta Atristain Presidenta municipal propietaria Santiago Tamazola PRI Óscar Sánchez Ruiz, presidente municipal saliente y registrado como síndico para esta administración. Es cuñado de la presidenta municipal.
Yarecxi Verónica Sánchez Galindo Presidenta municipal suplente
Fidela Bernarda Cuenca Fermin Presidenta municipal propietaria San Miguel Ahuehuetitlán PRI Salvador Daniel Peral Bazán, síndico municipal.
Emilia Blandina Galindo Cuenca Presidenta municipal suplente
Marta Regules Mendoza Presidenta municipal propietaria San Juan Bautista Tlacoatzintepec Morena Leocadio González Calleja, presidente municipal saliente y registrado como síndico en este proceso.
Raquiela Olivera Lozano Presidenta municipal suplente
Hortensia García Bernal Presidenta municipal propietaria Pinotepa de Don Luis PRI Presentó licencia, por lo que el espacio sería ocupado por su esposo Laurentino Artemio Galindo García, quien debía ocupar el cargo de síndico municipal.
Tania Remedios Arias Del Castillo Presidenta municipal propietaria San Juan Colorado PRD No le fue entregado el “bastón de mando”, símbolo del reconocimiento como autoridad dado por las autoridades tradicionales. Se le entregó a su esposo Eliezer Alberto García Lorenzo, quien fungirá como síndico municipal.
Susana Alvarado Lozano Presidenta municipal propietaria Santa María Teopoxco Nueva Alianza Denunció que sufrió presiones para renunciar por parte del síndico municipal Carlos Quevedo Fabián, quien había sido postulado falsamente como mujer trans.
Nancy Martínez Mendoza Regidora San José Chiltepec MC Se pretendía que la sustituyera Roberto Ferrer Espinoza, candidato postulado falsamente como mujer trans.

Ante estos casos, se inició con la fase de atención, en la que en el IEEPCO, en forma coordinada con quienes integran el Observatorio, dimos seguimiento para que todos ellos fueran atendidos de forma integral. En lo que se refiere a las presidentas municipales que renunciaron, se solicitó a la Fiscalía General del Estado que iniciara las investigaciones pertinentes por la probable comisión del delito de violencia política de género y, en su caso, las remitiera a las autoridades correspondientes para sancionar estas conductas.

Asimismo, a través de la Presidencia del Observatorio, se informó de estos acontecimientos a la Secretaría General de Gobierno del Estado de Oaxaca (SEGEGO), haciendo referencia a la Resolución INE/CG1307/2018, donde el Instituto Nacional Electoral, al resolver sobre las renuncias masivas que se dieron en Chiapas, fijó como criterio que, cuando una fórmula completa de integrantes del Congreso o los ayuntamientos fuera cancelada o estuviera vacante por algún otro motivo, tendría que otorgarse a la siguiente en el orden de prelación, pero invariablemente del mismo género, en pleno respeto al principio de paridad, pues bajo ninguna circunstancia se puede asignar a otra de diferente género. No hacerlo contravendría lo dispuesto en las constituciones y leyes, tanto federales como locales, así como en los instrumentos internacionales aplicables en materia de género.

En ese sentido, se le solicitó que, en el marco de sus atribuciones, no se otorgara acreditación alguna respecto de un cargo diverso al que legalmente correspondía según las constancias de mayoría y validez emitidas por el ieepco, salvo que se cumpliera con las medidas antes descritas.

De igual forma, se pidió al presidente de la Mesa Directiva y a la presidenta de la Comisión Permanente de Igualdad de Género del Congreso del Estado de Oaxaca su intervención en estos asuntos, pues, en su caso, les correspondería hacer la declaratoria de la vacante y proveer lo necesario para cubrirla si tampoco acudiere su suplente, conforme lo dispone el artículo 34 de la Ley Orgánica Municipal.

También se solicitó a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales que, en el ejercicio de sus atribuciones, realizara las indagatorias correspondientes.

Igualmente, este Instituto, a través del secretario ejecutivo, solicitó la intervención y colaboración de diversas autoridades estatales a efecto de salvaguardar los derechos de las munícipes.

Aunado a ello, desde el Observatorio se impulsó la emisión de un comunicado para hacer del conocimiento público estos hechos y hacer saber que se daría seguimiento y atención a estos casos en forma coordinada, incluso con el apoyo y respaldo del Observatorio de Participación Política de las Mujeres en el nivel nacional. Cabe destacar la difusión y el seguimiento dados a estos casos por la sociedad civil y por las propias mujeres dentro de los cabildos.

Las acciones implementadas contribuyeron a que las presidentas municipales dieran marcha atrás a sus renuncias y, según informó la segego el 17 de enero del año en curso, se concluyó con la debida acreditación de todas ellas, por lo que esta dependencia fue pieza clave al haber actuado con gran responsabilidad en cumplimiento al marco normativo internacional y local para garantizar el derecho político de las mujeres de acceder al cargo, pues en su momento no accedieron a la acreditación de los hombres que pretendían ocupar estos cargos.

Los casos referidos dan muestra de la resistencia que aún persiste a respetar los derechos político-electorales de las mujeres, que, desde el logro de su reconocimiento al voto, no ha cesado. Estos obstáculos son disfrazados por discursos de aparente apoyo y celebraciones de cada reforma y cada acción a favor de las mujeres, pero en la realidad nos encontrarnos ante formas cada vez más sofisticadas en las que pareciera cumplirse en lo formal pero no en lo material. En este proceso electoral llegamos al punto de que se registraran hombres cisgénero que en el documento que presentaron para su registro falsamente se asumieron como mujeres trans, con el único objetivo de no permitir que esas candidaturas fueran para mujeres. Las resistencias persisten; parecieran dispuestos a todo, no se detienen ante nada, no respetan la ley, ni el voto de la ciudadanía, ni las medidas institucionales, por lo que se requiere que sigamos vigilantes para que las presidentas municipales puedan ejercer sus funciones durante los próximos tres años en contextos libres de todo tipo de violencia política. Es necesario ir haciendo ajustes en las leyes, aunque no tendría que ser así, si estos hombres aferrados al poder entendieran la importancia de contar con la participación y representación de las mujeres en todos los ámbitos, así como del reconocimiento pleno de las mujeres como sujetas de derecho a quienes se les debe dar un trato igualitario y respetuoso.

También es importante voltear hacia los partidos políticos, que tienen una ventana de oportunidad para apoyar a las mujeres que postularon y hoy ocupan estos cargos, y para emprender acciones que permitan actuar y trabajar en favor de ellas. Además, reciben recursos públicos suficientes que están obligados a utilizar en actividades tendentes al empoderamiento y liderazgo político de las mujeres, y cuentan también con áreas que pueden realizar acciones a corto y largo plazo a fin de prevenir la violencia política.

El Estado y la sociedad en su conjunto debemos seguir trabajando en la formación y educación de hombres y mujeres en contextos de respeto, tolerancia e igualdad de oportunidades, para que sucesos como los descritos no vuelvan a ocurrir.


* Para Leer más de la autora da clic aquí.

Siguenos en Twitter

Siguenos en Facebook

Facebook Pagelike Widget