Voz y Voto en línea

Gambito de dama

Cultura y lectura

Por: Roberto Duque Roquero*

En ajedrez, gana quien comete el penúltimo error.
G.M. Savielly Tartakower


Brillante material. Netflix se sacó un diez con la producción de su nueva miniserie Queen’s Gambit.1 Una sola temporada de siete capítulos relata la novela del mismo nombre (1983) escrita por Walter Tevis. La historia se sitúa en la década de los sesenta del siglo pasado. Su trama es potente. Los ejes temáticos: feminismo, ajedrez y adicciones.


Elizabeth Harmon es una niña huérfana de Kentucky que descubre su descomunal talento para el juego-ciencia. Se abre camino en un medio hostil: «las mujeres no son capaces de jugar al ajedrez». La creencia era tan absurda como existente (recordemos que en ese tiempo había países en los que aún se negaba el derecho al voto de las mujeres). Nuestra heroína, interpretada por Anya Taylor-Joy, destroza semejantes estereotipos para la incomodidad –o a veces furia– de algunos de los oponentes varones que va dejando en el camino.

La joven ajedrecista va delineando un objetivo preciso: desafiar a los jugadores soviéticos, quienes dominaban el mundo del ajedrez. La novela y la serie se apegan a la realidad: el Estado soviético, en efecto, llevaba décadas de haber implantado el ajedrez en su política educativa y de edificar una formidable maquinaria de entrenamiento. En la urss comenzaron los ajedrecistas profesionales, a los que el gobierno preparaba y subvencionaba, al igual que –digamos– a los atletas olímpicos.

Peor aún: sus ajedrecistas de élite operaban en equipo. El campeón mundial soviético tenía un grupo de analistas (en el argot del ajedrez se les denomina «segundos») que le auxiliaban a prepararse y a estudiar las posiciones de las partidas que se aplazaban para concluirse al día siguiente. Con decir que, entre 1948 y la caída del Muro de Berlín, siete de los ocho campeones mundiales fueron soviéticos, con excepción del mítico Bobby Fischer, a quien la protagonista de la serie se asemeja en varios rasgos. La meta de Elizabeth es de altísimo grado de dificultad, máxime que también lidia con un delicado tema de adicciones que le fue propiciado desde la infancia.

No se necesita saber de ajedrez para gozar la serie Gambito de Dama, pero en ese renglón es notable que Netflix haya cuidado hasta el último detalle. Como consta en los créditos, la empresa empleó como consultor especial al gran maestro Garry Kasparov, leyenda viviente de esa disciplina (equivaldría a contratar a Nadia Comaneci para asesorar una serie de gimnasia o a Pelé una de futbol).

Kasparov fue el responsable de la calidad ajedrecística en la serie. Todas las partidas que vemos son de a de veras. En algunos casos, Kasparov tomó la primera parte de algún juego del pasado e introdujo su propio análisis con una mejor continuación. En otros, se reproducen en su integridad partidas históricas. Por ejemplo, una de las más brillantes victorias de Elizabeth hace homenaje al ajedrecista Paul Morphy del siglo XIX, con su memorable «partida de la ópera». Aquí la combinación final que Harmon ejecuta con determinación:

Blancas juegan y dan mate en 2 movimientos:


Por si fuera poco, el otro consultor especial de Netflix fue Bruce Pandolfini, un reconocido coach de ajedrez. Lo que le tocó a él fue adiestrar personalmente a los actores para que se condujeran como jugadores profesionales: cómo plantarse ante el tablero, cómo comer las piezas, cómo utilizar el reloj, etcétera. Gran trabajo también, sobre todo en las partidas de ajedrez relámpago donde –valga la expresión coloquial– dan muy bien el gatazo.

Excelentes me parecieron también el guión y la dirección de Scott Frank. Lo mismo la música de Carlos Rafael Rivera (el tráiler da un buen adelanto). Y para quienes somos aficionados al juego de las 64 casillas, las partidas fueron un aderezo excepcional. No todos los días se producen películas y, mucho menos, series sobre el deporte del ajedrez. Claramente, ésta es de lo mejor que se ha realizado. Por ningún motivo conviene perdérsela.


1 Frank, S., Scott, A. y Horberg, W. (Productores). (2020). Queen’s Gambit [Serie de televisión]. Netflix.

Nota: esta reseña no contiene spoilers («destripes», diría la Real Academia) más allá de lo que se ve en el tráiler.


Abogado y –a pesar de eso– excampeón de ajedrez de la UNAM.

BLOGS

Blog y Voto

Los Muros No Son la Solución

Por: Ana Saiz

Justicia

25 años de expansión de la democracia

Por: Alejandra Tello Mendoza

América Latina

Cuba y la conquista de los derechos políticos-electorales

Por: Jesús Delgado Valery

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Género y política

Congreso de mujeres políticas en Yucatán

Por: María del Mar Trejo Pérez

Proceso electoral 2020 - 2021

Evaluación del proceso electoral 2020-2021

Por: Rubén Jesús Lara Patrón y José Eduardo Vargas Aguilar

Encuestas

Encuesta Elección para la Gubernatura de Nuevo León

Por: Voz y voto

#ObservatorioReformas

#DemocraciaViva

Por: Cristhian Uribe Mendoza

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK