BLOG Y VOTO

6 de junio: la reconfiguración del mapa político de México

El pasado domingo 6 de junio, las y los mexicanos acudimos a las urnas para renovar más de 20 mil cargos de elección popular, entre ellos: 500 diputaciones federales, 15 gubernaturas, 1,923 presidencias municipales y 30 congresos locales. Además, los connacionales residentes en el exterior ejercieron su derecho al voto para elegir al titular del poder ejecutivo en Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, así como representantes en los congresos de la Ciudad de México y Jalisco.

En la elección participaron diez partidos políticos nacionales, tres de ellos de reciente conformación: Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México. Adicionalmente, más de 70 institutos políticos con registro estatal contendieron junto con cientos de candidaturas independientes locales. A nivel federal compitieron la coalición Va por México (PAN-PRI-PRD) en 219 distritos y Juntos Haremos Historia (PT-PVEM-Morena) en 183.

El proceso electoral estuvo marcado por un clima de polarización, inseguridad y violencia en medio de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Además, la agenda pública estuvo dominada por un presidente políticamente activo que se confrontó en varias ocasiones con el árbitro electoral. Bajo ese contexto, se presenta un balance preliminar de los resultados que reconfiguraron el mapa político de México.

Alza en la tasa de participación

Una elección intermedia regularmente tiene bajos niveles de participación, sobre todo si la comparamos con una elección presidencial. Sin embargo, la concurrencia de comicios locales con la renovación de la Cámara de Diputados elevó la tasa de participación federal a 52.6%, cinco puntos porcentuales mayor que 2015. El aumento no es una sorpresa porque desde 2003 venía creciendo sostenidamente. En este caso, previsiblemente, las causas se deben a la concurrencia de los comicios, el clima de polarización que anima a los votantes a premiar o castigar a las distintas opciones políticas y a la confianza en el modelo ciudadanizado de organización electoral coordinado por el INE y los institutos locales.

Los estados con mayores tasas de participación fueron: Tlaxcala, Yucatán, Campeche y Chiapas, todos por arriba del 60%, mientras que Baja California, Durango, Sonora y Guanajuato se sitúan por debajo del 45%. Respecto a la participación de las y los mexicanos residentes en el exterior, de las 33,698 solicitudes registradas, se recibieron 17,920 votos (12,297 por internet y 5,623 vía postal), lo que representa una tasa de participación del 53.17%.

Competencia multinivel y reconfiguración del mapa político local

Los resultados de la elección de 2021 redefinieron por completo el mapa geopolítico de México. Así lo confirman los resultados locales que dependieron de dinámicas particulares, tales como: el nivel de aprobación de los gobernadores o coyunturas políticas asociadas a la conformación de coaliciones y selección de candidaturas. De esta forma, Morena será el partido político que gobierne el mayor número de estados: 16, once ganados en esta elección (Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas) y los cinco restantes en 2018 (Ciudad de México, Chiapas, Puebla, Tabasco, Veracruz).

En segundo lugar, el PAN refrendó dos de los estados que gobierna actualmente: Chihuahua y Querétaro. Al perder Baja California Sur y Nayarit, el blanquiazul se quedará con siete estados. El PRI es el partido más afectado territorialmente. De las ocho gubernaturas en disputa que encabezaba no logró ningún triunfo. En consecuencia, únicamente mantendrá Oaxaca, Estado de México, Coahuila e Hidalgo, los últimos tres sin alternancia.

Movimiento Ciudadano se colocó como cuarta fuerza electoral nacional y sumó un gobierno estatal. Con este resultado, el partido naranja gobernará dos de los estados con mayor dinamismo económico: Jalisco y Nuevo León. Además, en San Luis Potosí el candidato de la coalición PVEM-PT encabeza las preferencias. Con ello, cuatro partidos pequeños tendrán la titularidad de al menos un gobierno estatal: Movimiento Ciudadano, PVEM-PT y, desde 2018, Encuentro Social en coalición con Morena en Morelos.

En Nuevo León, el próximo gobernador tendrán que convivir con un congreso local sin mayoría. En Campeche, Michoacán y San Luis Potosí, el margen entre el primero y segundo lugar en la elección para la gubernatura es menor al 5%, lo que aumenta considerablemente la probabilidad de litigios postelectorales.

Merece una mención especial el fenómeno de alternancia a nivel municipal. En la zona metropolitana del Valle de México, principal bastión del obradorismo, la oposición gobernará 9 de las 16 alcaldías, entre ellas, las de mayor importancia económica para la ciudad: Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo. Además, Va por México sumará los principales municipios conurbados del Estado de México: Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli y Atizapán de Zaragoza. Con relación a las 29 capitales en disputa, Morena encabezará trece[1], ocho de ellas en coalición; el PAN diez[2], 6 en alianza con otros partidos; el PRI tres con sus socios electorales (Saltillo, San Luis Potosí y Toluca) y Movimiento Ciudadano otras tres en solitario (Campeche, Guadalajara y Monterrey).

Respecto a los congresos locales, Morena se perfila a tener mayoría en 15, ocho de ellos donde se renovó la gubernatura (Baja California, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Tlaxcala). En 10 entidades federativas habrá legislaturas divididas, entre ellas: Campeche, Ciudad de México, Estado de México, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas. El PAN conservará su mayoría en Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Yucatán, mientras que Movimiento Ciudadano dominará el congreso de Jalisco.

Crece la participación política de las mujeres

La obligación de los partidos políticos a postular mujeres en al menos siete entidades tuvo como consecuencia el registro de 56 candidaturas, el mayor número si consideramos el acumulado en los últimos 10 años. Con los resultados electorales que se tienen hasta el momento, seis mujeres accederán a una gubernatura: Marina Ávila (Baja California), Layda Sansores (Campeche), Indira Vizcaíno (Colima), María Eugenia Campos (Chihuahua), Evelyn Salgado (Guerrero) y Lorena Cuellar (Tlaxcala). Nunca en la historía de nuestro país tantas mujeres habrían logrado estar al frente de un estado. Basta recordar que únicamente siete han sido gobernadoras[3]. Es altamente probable que esa misma participación se replique en los congresos locales con integraciones paritarias y en el aumento de ayuntamientos y alcaldías encabezadas por mujeres.

Nuevos equilibrios de poder y mayor pluralidad en la Cámara de Diputados

La Cámara de Diputados, como órgano legislativo y de control, es sumamente relevante para el equilibro entre poderes. Dentro del ciclo presupuestario tiene facultades exclusivas en la discusión y aprobación del presupuesto, así como en la fiscalización del gasto. Además, es colegisladora y participa, junto al Senado y los congresos estatales, en la aprobación de reformas constitucionales. Los resultados electorales cambiaron el equilibrio en la integración de la Cámara de Diputados y aumentó su pluralidad. La coalición del presidente (Morena-PVEM-PT) podrá aprobar leyes sin la participación de la oposición, sin embargo, no podrá realizar cambios constitucionales por sí misma.

Morena fue el partido que más diputaciones de mayoría relativa ganó. Sin embargo, necesitará a sus compañeros de coalición para alcanzar la mayoría absoluta con 279 curules[4]. Respecto a la elección de 2018, el conjunto de partidos afines al presidente habría disminuido 29 espacios[5]. La alianza Va por México quedará como la primera minoría al sumar 198 curules, los suficientes para impedir una reforma constitucional.

Por su parte, Movimiento Ciudadano se consolida como la cuarta fuerza política del país con una votación cercana al 7% y una bancada de 23 legisladores. Sin embargo, en la Cámara de Diputados, el PVEM será el cuarto grupo parlamentario en tamaño con 43 diputaciones. Lo anterior se explica por la conveniente negociación de los espacios de mayoría relativa asignados en el convenio de coalición firmado con Morena y el PT. Así, el PVEM se convierte en un socio indispensable para que la coalición del presidente logre la mayoría absoluta para aprobar el presupuesto o procesar leyes.

Con información del PREP, los partidos políticos Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México no alcanzarían el 3% de la votación válida emitida para conservar su registro nacional. Finalmente, está pendiente de definir cuántos legisladores federales y locales lograron su reelección. De las 218 diputaciones federales que se presentaron a una elección consecutiva, 23 pidieron licencia y el resto continuó en funciones durante las campañas[6].

Con estos resultados preliminares podemos afirmar que no existen ganadores ni perdedores absolutos. El mapa político de nuestro país ha cambiado debido a un gran número de alternancias a nivel local y a la integración plural de la Cámara de Diputados.

Colofón: las elecciones más inclusivas

Las acciones afirmativas aprobadas tendrán un impacto positivo al mejorar las condiciones de grupos sociales en situación de vulnerabilidad, de desventaja o subrepresentación, tanto a nivel federal como local. El INE reservó 50 fórmulas de diputaciones federales para indígenas (30), personas con discapacidad (8), migrantes (5), afroamericanos (4) y personas de la diversidad sexual (3). Además, todos los institutos electorales locales hicieron lo propio en sus estados. En las próximas semanas sabremos el impacto real de las acciones afirmativas, sin embargo, es predecible que dichos grupos logren mayores espacios para su empoderamiento e integración en la vida pública. Una excelente noticia para nuestra democracia.



[1] Mexicali, La Paz, Tuxtla Gutiérrez, Colima, Chilpancingo, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Culiacán, Villahermosa, Ciudad Victoria, Tlaxcala y Zacatecas.

[2] Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Morelia, Cuernavaca, Puebla, Querétaro, Hermosillo,Veracruz y Mérida.

[3] Griselda Álvarez (Colima, 1976); Beatriz Paredes (Tlaxcala, 1996); Amalia García (Zacatecas, 2004); Ivonne Ortega (Yucatán, 2007); Claudia Pavlovich (Sonora, 2015); Claudia Sheinbaum (Ciudad de México, 2018); y Martha Erika Alonso+ (Puebla, 2018).

[4] El cálculo fue realizado con datos del PREP (99.5% de actas capturadas) y tomando en consideración la afiliación efectiva de las diputaciones de mayoría relativa.

[5] En 2018, la coalición Juntos Haremos Historia obtuvo 308 diputaciones federales (191 de Morena, 61 del PT y 56 del PES).

[6] http://eleccionconsecutiva.diputados.gob.mx/diputados

EDICIÓN IMPRESA
Justicia

Tiempo electoral y contienda política

Por: Mauricio del Toro Huerta

Mayo 03, 2021

América Latina

Ecuador 2021: La salud de la democracia también es importante

Por: Francisco Yépez Cadena

Mayo 27, 2021

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Junio 10, 2020

Género y política

¿Hasta cuándo la violencia continuará siendo el costo de la participación de las mujeres? Reflexiones y propuestas para avanzar hacia su erradicación

Por: Dení Fragoso y Keila González

Junio 18, 2021

Proceso electoral 2020 - 2021

El camino hacia las elecciones de 2021

Por: Beatriz Claudia Zavala Pérez

Junio 02, 2021

Encuestas

Encuesta Elección para la Gubernatura de Nuevo León

Por: Voz y voto

Mayo 17, 2021

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK