#OBSERVATORIOREFORMAS

Las mujeres no lideran partidos

Septiembre 30, 2021 | Por: Carlos Guadarrama

El problema de la falta de dirigentas

 Los partidos políticos latinoamericanos están dirigidos por hombres. Un estudio realizado por el Observatorio de Reformas Políticas de América Latina (#ObservatorioReformas) muestra que solo 19 de 123 partidos considerados relevantes para la competencia política son liderados por mujeres. Esto, que suele pasar desapercibido, evidencia el poco compromiso de los partidos políticos de la región con las mujeres, con la democracia interna y con la construcción de las democracias paritarias.

Un indicador de lo complicado que ha resultado para los partidos políticos conciliar democracia y vida intrapartidaria es precisamente el acceso de las mujeres a cargos de dirección partidista. A diferencia de lo que suelen decir en los discursos, la política dentro de los partidos es un asunto sólo de hombres o clubes de Toby. Este problema es relevante porque que el hecho de que solo haya hombres hablando en nombre de toda la población desconoce el hecho de que cada vez más los partidos deben ser incluyentes, abiertos e impulsores de la diversidad, así como agentes paritarios.

El panorama en América Latina para las mujeres que quieren dirigir partidos es preocupante. No importa la ideología, el tipo de partido político, la densidad organizativa o las reglas a partir de las cuales fueron elegidas, las dirigencias políticas están dominadas por hombres. Los datos del #ObservatorioReformas evidencian la disparidad de los partidos que son dirigidos por mujeres y los obstáculos que ellas enfrentan cuando quieren dirigir sus partidos del mismo modo que los hombres.

Las dirigentas en los partidos mexicanos

La falta de dirigentas en los partidos latinoamericanos es un problema que atraviesa a todas las organizaciones partidistas. Incluso podría pensarse que el ambiente intrapartidario no resulta el mejor sitio para el desarrollo de mujeres líderes. En México, por ejemplo, de los siete partidos políticos con registro nacional vigente, solamente el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es dirigido por una mujer: Karen Castrejón Trujillo desde 2020. La situación no cambia mucho en los últimos treinta años para esos siete partidos. Un análisis descriptivo sobre el género de las personas que han ocupado las presidencias partidistas mexicanas de 1990 a 2020 muestra que sólo el 17.33% de estos cargos han sido ocupados por mujeres.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) destaca con el mayor número de dirigentas nacionales (siete en total), la primera fue María de los Ángeles Moreno en 1994 y la más reciente Claudia Ruiz Massieu en 2018. Le sigue el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con cuatro presidentas: Rosario Robles, Amalia García, Beatriz Mojica y Alejandra Barrales. Después están el Partido Acción Nacional, el PVEM y Morena con una mujer en el cargo de presidenta: Cecilia Romero Castillo, Karen Castrejón y Yeidckol Polevnsky, respectivamente. Finalmente, el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC) quedan fuera de este conteo.

Los datos sobre dirigentas en partidos mexicanos también revelan que durante la década de 1990 solo hubo tres presidentas partidistas (dos en el PRI y una en el PRD); mientras que en la primera década del siglo XXI la cifra bajó a dos (una en el PRI y otra en el PRD), pero que en la segunda década de este siglo llegó a nueve. Aunque varias de estas presidencias correspondieron a periodos que se cuentan en meses.

Estos datos se reproducen a nivel estatal. Las mujeres están excluidas de las presidencias de los partidos en las 32 entidades federativas. Datos obtenidos en las páginas de Internet de los siete partidos nacionales indican que 15.53% de las dirigencias estatales están a cargo de ellas.[1] PAN tiene dirigentas en Chihuahua, Durango, Jalisco, Oaxaca, Puebla y Zacatecas. PRI en Guanajuato, Estado de México y Quintana Roo; PRD en Coahuila, CDMX, Jalisco, Nuevo León y Quintana Roo; PVEM en Chiapas, Colima, Nayarit, Zacatecas. PT cuenta con mujeres al frente de sus comisiones estatales en Campeche, CDMX, Morelos, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora; MC en Campeche, Chiapas, Colima, Jalisco, Nayarit y Yucatán. Finalmente, las dirigentas estatales de Morena están en Guanajuato, Hidalgo y Nuevo León.

¿Por qué no hay mujeres dirigentes?

Las mujeres que aspiran a convertirse en dirigentas enfrentan múltiples obstáculos entre los que destaca la falta de reglas estatutarias sobre cuotas/paridad. Al respecto, el #ObservatorioReformas ha encontrado que 29.63% de los Estatutos partidistas contemplan la paridad en sus reglas de selección de dirigencias mientras que el 33.33% cuotas de género para la integración de los órganos de dirección nacionales de los partidos políticos latinoamericanos.

La investigación comparada ha dado cuenta que diferentes configuraciones en los mecanismos de selección resultan más o menos favorables para las mujeres. Esto significa que en una competencia interna las probabilidades de que una mujer gane un proceso con mecanismos excluyentes disminuyen frente a otro con mecanismos mixtos (preselección con elecciones primarias y decisión en órganos colegiados). Esto tira por la borda la creencia popular de que las elecciones primarias o internas mejoran las probabilidades de que una mujer gane una candidatura o un cargo de dirección partidista.

Las reglas y los métodos de selección son elementos importantes a la hora de evaluar la participación de las mujeres en los cargos de dirección partidistas, pero también resulta clave conocer más respecto a las pautas culturales que se reproducen dentro de un partido que muestran cómo hacen política los grupos internos y/o las facciones intrapartidistas y cómo esto impacta en lo que hacen (o no) los partidos para fomentar condiciones propicias para que más mujeres tengan oportunidad de convertirse en dirigentas. Que no haya mujeres en las presidencias facilita el status quo en la vida intrapartidaria y el predomino de unas visiones sobre otras, minando las oportunidades de las mujeres de ejercer el poder en igualdad de condiciones que los hombres.

El bajo número de dirigentas en los partidos latinoamericanos es un indicador de lo mucho que falta para consolidar democracias paritarias. Urge trabajar para incrementar las oportunidades de las mujeres dentro de los partidos. Se trata de incrementar el número de mujeres en las presidencias; en las mesas de negociación, en los grupos que seleccionan las candidaturas y también entre quienes definen las políticas. No se vale sólo que los candidatos o dirigentes hagan hermosos discursos sobre la participación de las mujeres y luego que las excluyan de los procesos de toma decisiones. Se trata de más mujeres en los cargos partidistas con poder, para cambiar la vida de las mujeres. Si bien es cierto que esta idea no está extendida en toda América Latina, cada vez más las reformas políticas van orientadas a la inclusión, la igualdad sustantiva y la construcción de democracias paritarias.



[1] De un total de 219, ya que no fue posible identificar a las personas titulares de las presidencias estatales de Morena en Baja California, Coahuila, Jalisco, Estado de México y Sinaloa.

EDICIÓN IMPRESA
Blog y Voto

Los Muros No Son la Solución

Por: Ana Saiz

Septiembre 21, 2021

Justicia

SANCIÓN CONTUNDENTE CONTRA LA VPMG EN PROCESOS ELECTORALES

Por: Felipe de la Mata Pizaña y Roselia Bustillo Marín

Octubre 20, 2021

América Latina

Cuba y la conquista de los derechos políticos-electorales

Por: Jesús Delgado Valery

Agosto 06, 2021

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Junio 10, 2020

Género y política

Congreso de mujeres políticas en Yucatán

Por: María del Mar Trejo Pérez

Agosto 25, 2021

Proceso electoral 2020 - 2021

Evaluación del proceso electoral 2020-2021

Por: Rubén Jesús Lara Patrón y José Eduardo Vargas Aguilar

Agosto 03, 2021

Encuestas

Encuesta Elección para la Gubernatura de Nuevo León

Por: Voz y voto

Mayo 17, 2021

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK