PROCESO DE RENOVACIÓN INE

2 + 2 = 4

Febrero 20, 2020 | Por: Voz y voto

La Convocatoria para la elección de consejeras y consejeros electorales del Consejo General del INE y para la integración del correspondiente Comité Técnico de Evaluación mereció el voto aprobatorio unánime de la Cámara de Diputados (ver en este mismo portal el documento).

El consenso total alcanzado por la Convocatoria no significa que esté ausente de problemas y deficiencias que, por la inercia de procesos anteriores, simplemente no fue posible corregir. El consenso no otorga infalibilidad. Señalar esas deficiencias ayudará a que no se conviertan en problemas que empañen un proceso que merece la mayor transparencia y pulcritud.

Una primera crítica debe dirigirse a que las y los interesados en participar en el proceso de selección y votación deben inscribirse sin conocer las reglas y método para ser evaluados ni las personas que harán esa evaluación. Lo anterior, merced a que la instalación del Comité Técnico de Evaluación tendrá lugar el 28 de febrero, el mismo día que concluye el plazo de inscripción.

Cabe saludar la decisión del INAI que –con toda oportunidad y transparencia– desahogó la designación de dos integrantes del Comité Técnico que, conforme a la Constitución, le corresponde nombrar. Faltan por conocer los que designará la CNDH (2) y los de la JUCOPO de la Cámara de Diputados (3).

De manera inexplicable, los considerandos de la Convocatoria invocan el artículo 34 bis de la Ley Orgánica del Congreso sin que nadie se haya percatado que ese artículo, anterior a la reforma de 2014, ya no es aplicable. Valga señalar el error para evitar confusiones.

El punto en que seguramente habrá más polémica es el relativo a la interpretación del principio de paridad en la elección de los futuros consejeros electorales.

Empecemos por recordar el nuevo marco constitucional aplicable:

Por la reciente reforma en esa materia, ahora el artículo 41 de la Carta Magna determina:

“Artículo 41. ...

La ley determinará las formas y modalidades que correspondan, para observar el principio de paridad de género en los nombramientos de las personas titulares de las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo Federal y sus equivalentes en las entidades federativas. En la integración de los organismos autónomos se observará el mismo principio.”

Los artículos transitorios del Decreto de reforma Constitucional (DOF 06/06/19) establecen lo siguiente:

“SEGUNDO.- El Congreso de la Unión deberá, en un plazo improrrogable de un año a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, realizar las adecuaciones normativas correspondientes a efecto de observar el principio de paridad de género establecido en esta Constitución, en los términos del segundo párrafo del artículo 41.

“TERCERO.- La observancia del principio de paridad de género a que se refiere el artículo 41 será aplicable a quienes tomen posesión de su encargo, a partir del proceso electoral federal o local siguiente a la entrada en vigor del presente Decreto, según corresponda.

Por lo que hace a las autoridades que no se renuevan mediante procesos electorales, su integración y designación habrá de realizarse de manera progresiva a partir de las nuevas designaciones y nombramientos que correspondan, de conformidad con la ley.”

Es indubitable que el párrafo final del artículo tercero transitorio, antes transcrito y enfatizado, resulta aplicable a la elección de los 4 consejeros o consejeras.

La Convocatoria establece que “al menos dos de esas listas contendrán únicamente aspirantes del género femenino” (Punto 1, de la Etapa tercera….).

Al señalar que “al menos dos…” se deja la puerta abierta para que en tres o cuatro listas se incluyan solamente mujeres, o que en dos listas se incluyan mujeres y hombres.

Paridad es igualdad de número. Partamos de esa sencilla definición para despejar la duda.

En el Consejo General del INE hay 10 consejeros y consejeras y un Consejero Presidente, que no es uno consejero más. Es electo por separado y su cargo es uno de los órganos de gobierno interno del INE. Para hacer el cálculo de paridad hay que considerar 10 lugares, no 11. Esa es la interpretación que Voz y Voto comparte.

Al producirse las vacantes por el término del periodo de 3 consejeros y una consejera, continuarán en sus cargos tres hombres y tres mujeres. Por tanto, de los cuatro a elegir, dos deben ser mujeres y dos deben ser hombres.

La paridad no es un piso o un techo, es una obligación que –convertida en sencilla definición de aritmética– significa mitad y mitad. Si hay dos lugares, uno y uno; si hay cuatro lugares, dos y dos.

Y si el número de lugares a decidir es impar, entonces quien decide puede optar por uno más para cualquiera de los géneros, sin que por eso se vulnere la norma de paridad de género.

Quienes se pronuncian por que sean 3 o 4 mujeres las que ocupen las vacantes en el Consejo General del INE pueden estar haciendo lo políticamente correcto, pero la Constitución no admite lenguaje o interpretaciones a modo. Paridad es igualdad de número.

Dos y dos son cuatro. Aquí y en China.

 

EDICIÓN IMPRESA
Blog y Voto

El no registro

Por: Mtro. Carlos Carvallo

Septiembre 14, 2020

Justicia

riesgos en la elección

Por: Armando I. Maitret Hernández

Septiembre 23, 2020

América Latina

democracias covid

Por: Lisandro M. Devoto

Septiembre 22, 2020

Género y política

La paridad

Por: Dania Paola Ravel Cuevas

Septiembre 21, 2020

Proceso electoral 2020 - 2021

campañas en tiempo

Por: Karolina M. Gilas

Septiembre 07, 2020

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK