AMÉRICA LATINA

¿Qué develó el plebiscito chileno?

Octubre 28, 2020 | Por: Javiera Arce-Riffo

El domingo 25 de octubre se pudo realizar con total normalidad, a pesar del COVID-19, el plebiscito histórico que le consultaría a la población chilena si quería cambiar la constitución y bajo qué mecanismo hacerlo. Salvo algunas aglomeraciones en determinados recintos para cumplir las normativas sanitarias, la votación dejó sorprendió por su nivel de participación y fluidez.

Los resultados consistieron en una aplastante victoria de la opción “apruebo cambiar la constitución” alcanzando un 78,27% de las preferencias, mientras que el “rechazo” alcanzó sólo el 21,73%. Por su parte, respecto al órgano que diseñará la nueva Carta Fundamental, la opción de la Convención Constitucional se impuso con un 78,99% y la opción de la Convención Mixta Constitucional sólo obtuvo el 21,01%.

Gracias al eficiente funcionamiento del Servicio Electoral, el resultado final de la votación se pudo obtener solo dos horas después de cerradas las mesas de la votación, y ya se dispone de alguna información que ha sido procesada por algunos geógrafos, que nos permiten obtener algunas pistas sobre lo que ocurrió con este plebiscito.

La participación electoral alcanzó los 7.562.173 votos, La mayor registrada en la historia de Chile. Sin embargo, por efectos demográficos - vale decir, por crecimiento de la población - ésta solo alcanzó el 51% de las personas habilitadas para votar. Aun así, en un contexto de voto voluntario y con el temor al contagio, la participación superó la de las presidenciales 2017 en un punto.

Pero ocurrió algo con los electores, especialmente considerando la variación de estos en el territorio. apreciarse apreció un incremento superior al 10% en las comunas más pobres de la capital, que comienza a cerrar la brecha del sesgo de clase en la participación política. De hecho, comunas tan desiguales como Vitacura (una de las más ricas del país), que presenta la participación electoral más alta 67%, logró cerrar su brecha con La Pintana (una de las comunas más pobres del país) que alcanzó el 51% en esta elección[1].

Sin embargo, los datos revelan que los sectores rurales y zonas aisladas, presentaron escasa participación electoral respecto de los urbanos, con sólo un 35% promedio de participación (Centro de Producción del Espacio (CPE, 2020). Esto podría develar una falta de conectividad y facilidades para el desplazamiento de personas para ejercer su votación. El CPE también advierte la baja participación en la Región de la Araucanía, conocida por el conflicto Mapuche, que alcanzó el 40%, 11 puntos menos que el total general del país.

Respecto de los resultados, se observan solo cinco comunas del país en donde ganó la opción del rechazo: Vitacura, Lo Barnechea, Las Condes (donde vive la élite política y empresarial del país), la Antártica y Colchane (en el extremo norte).  En las últimas dos comunas, la participación electoral es muy poco significativa, en Colchane votaron poco más de 500 personas, y en La Antárica 31. Las comunas relevantes de analizar son Vitacura, Lo Barnechea y Las Condes, donde la mayoría de la élite nacional tanto empresarial como política vive.

Es más, prácticamente todos los ministros del actual gabinete del gobierno de Sebastián Piñera residen allí. Los datos sugieren, por tanto, que esta minoría ha decidido por toda la población chilena durante los últimos años. Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, no solo son las comunas más ricas de Chile, sino que también pertenecen a las 10 comunas con mayor nivel educativo del país. Asimismo, estas comunas han tenido el menor número de decesos por concepto de COVID-19 durante la pandemia.

No se trata, entonces, de una “minoría que hay que respetar y no pasar a llevar” como dijo el actual ministro Jaime Bellolio por televisión abierta, sino que es una élite que ha impuesto su visión acerca del país, plasmando su ideología política en decisiones públicas, que han afectado a casi el 80% de la población del país. Estas personas, en la previa al plebiscito, generaron campañas agresivas, tratando de incentivar el miedo en la población.

Pero el recurso emocional no es nuevo en materia de campañas políticas en Chile, ni en el mundo. El año 2017 se ocupó para desprestigiar la campaña del Senador Alejandro Guillier el concepto “Chilezuela”, ya que en eso se convertiría Chile, en caso de que ganara la opción de la centroizquierda. Lamentablemente para ese sector político, nada de eso ocurrió, y las campañas del terror, no surtieron efectos. Por otro lado, el recurso de los bots[2] y trolls de Twitter, que todos los días mantenían en alto la campaña del rechazo, permitió comprobar que Twitter sigue siendo una red social elitista y desconectada de la realidad nacional social, ya que las campañas realizadas allí, surtieron muy poco efecto en la decisión de la población.

Chile en el mes de abril de 2021 deberá escoger a quienes formen parte de la Convención Constitucional. La elección que se aproxima se realizará de manera simultánea con las municipales (alcaldes y concejales) y gobernadores regionales. Todo por cierto en contexto de COVID-19. Aún no hay claridad acerca de las candidaturas, pero las personas están pidiendo que los partidos abran sus cupos para que candidaturas extrapartidarias, integren las listas. Sin embargo, el sistema de partidos en su conjunto ha actuado como un cartel, generando trabas a la inscripción de este sector.

El plebiscito demostró que la ciudadanía chilena, tanto en el país como en el extranjero, tiene ganas de participar de la toma de decisiones, y que al parecer se tendrá que pensar en cómo volver a involucrarla en procesos futuros. Esto reviste de preocupación también sobre cómo se vislumbra el proceso en el futuro, ya que existe la tentación de parte de los partidos de capturar el proceso. Este hecho podría traer como consecuencia la vuelta a niveles de abstención electoral, como los que existían antes de estos hechos, lo que podría eventualmente generar un problema de legitimidad en el proceso.

Es de esperar que la política escuche el clamor democrático de la ciudadanía, y que el proyecto que se construya sea democrático y menos oligarca que el que hasta ahora rige el país.

Referencias

Centro de Producción del Espacio. Cartografías del apruebo: notas de trabajo. Disponible en https://producciondelespacio.org/2020/10/26/cartografias-del-apruebo-notas-de-trabajo/

Servicio Electoral de Chile. Resultados de la votación. Datos obtenidos en http://www.servelelecciones.cl/

 

[1] En la elección presidencial de 2017 la participación electoral en Vitacura fue de un 69,05%, mientras que en La Pintana solo alcanzó el 36,87%.

[2] Programa que realiza tareas repetitivas por internet de manera automática, y que acrecienta menciones em redes sociales.

EDICIÓN IMPRESA
Blog y Voto

El voto postal en las elecciones presidenciales de Estado Unidos 2020

Por: Said Hernández y Salvador Oliveros

Noviembre 11, 2020

Justicia

El mito de la apatía de las juventudes.

Por: Víctor Humberto Mejía Naranjo

Octubre 20, 2020

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Junio 10, 2020

Género y política

La paridad

Por: Dania Paola Ravel Cuevas

Septiembre 21, 2020

Proceso electoral 2020 - 2021

campañas en tiempo

Por: Karolina M. Gilas

Septiembre 07, 2020

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK