JUSTICIA

Reelección dos hipótesis, muchas preguntas y algunas repuestas

Diciembre 16, 2020 | Por: Alonso Vázquez Moyers

En México, la reelección es un tema controvertido, proscrito de la conversación pública para ciertos cargos; alrededor, hay elaboraciones históricas, así como expectativas jurídicas y políticas. En nuestra legislación es novedoso; el proceso electoral federal que está comenzando será apenas el primero donde se puedan postular diputados federales para reelección, luego de la reforma constitucional de 2014. Anteriormente, no obstante, ya se había planteado la posibilidad de adoptar la figura para algunos cargos de elección popular.

 

Pareciera, no obstante, que al mismo tiempo que acompaña y -en más de un sentido- refleja el fortalecimiento del proceso democratizador, se inserta tarde, ante la emergencia de otros actores relevantes.

 

Ante la ausencia de normativa secundaria, en la sesión extraordinaria del 7 de diciembre, el Instituto Nacional Electoral presentó los lineamientos sobre la elección consecutiva de diputaciones para el proceso electoral federal 2021-2021 que, según lo dispuesto, regirán única y exclusivamente ese proceso electoral.

 

 ¿Qué alcances, limitantes y problemas reflejan? ¿En qué debates se insertan? Para responder de manera general dichas preguntas, presento, a continuación, un par de hipótesis.

 

Primera hipótesis. Las democratizaciones observan una serie de momentos de transformación -menos lineales de lo que sugeriría aparentemente esta exposición- más o menos en el siguiente orden: representación, surgimiento de instituciones y fortalecimiento, relevancia de los actores. Por si hiciera falta, me refiero a cada uno de manera superficial.

 

El primero de ellos supone que, en la composición de los Congresos, comenzamos a observar cierta pluralidad política, lo que significa también, que las leyes electorales han adoptado mecanismos que permiten la representatividad.

 

El segundo, implica que las instituciones electorales adquieren independencia, que sus burocracias se profesionalizan y robustecen, y, en suma, sus procedimientos y decisiones construyen la legitimidad democrática.

 

El tercero, que es a mi juicio el momento democrático en que nos encontramos, los actores políticos y sociales, adquieren mayor relevancia y peso político. Paradójicamente, mientras que es el momento donde puede adquirir un peso específico la reelección, el momento histórico político en que se inserta México supone igualmente, el desplazamiento de su relevancia.

 

Uno de los objetivos más concretos en la adopción de la reelección legislativa, es la creación de relaciones horizontales, donde el ciudadano pueda contar con mejores mecanismos de control del trabajo de su representante; al mismo tiempo que supone la profesionalización del cuerpo legislativo.

 

Más allá de las críticas que puedan hacerse y que se hicieron a esos planteamientos, tanto a nivel teórico como operativos, surgen otros problemas de corte empírico. Algunos de ellos, se resuelven a partir del contenido mismo de los Lineamientos. Entre ellos: ¿qué sucede con las tareas legislativas? ¿continuarán ejerciendo sus funciones de representación aquellas o aquellos legisladores que busquen la reelección?

 

El artículo 4 de los Lineamientos establece la posibilidad (más no la obligación) de que las y/o los legisladores que opten por la reelección permanezcan en el cargo. En la discusión para su elaboración, el consejero Jaime Rivera expuso que “…si la mayoría de las y los legisladores quisieran postularse a la reelección y para ello, separarse del cargo el 3 de abril y quisieran además acompañarse de la misma fórmula de suplentes, este órgano quedaría imposibilitado para trabajar y tomar decisiones durante el último mes del periodo ordinario de sesiones”.

 

Lo anterior, no obstante, implica problemáticas adicionales. Podemos apuntar dos: la fiscalización de los recursos y la equidad en las contiendas internas. El propio artículo 4 señala qué requisitos deben cumplir los candidatos o candidatas que busquen la reelección legislativa que garanticen un uso transparente de los recursos, al mismo tiempo que aseguren condiciones equitativas para las contiendas internas.

 

¿Pueden ser postuladas por otro partido?

Los Lineamientos contemplan sólo un par de excepciones para ello. La primera, es que el partido que les haya postulado pierda el registro. El segundo caso, es para aquellas candidatas o candidatos que busquen la reelección por el principio de representación proporcional y que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato.

 

Segunda hipótesis. Sostuve también que dentro de la etapa de democratización que nos encontramos, la reelección pareciera insertarse de manera tardía, ante la emergencia de otros actores relevantes. La democracia es un concepto espacio temporalizado, por lo que los temas alrededor de los cuales se funda, los discursos jurídico-políticos que le dotan de contenido, no son estáticos en el tiempo.

 

Así, aunque uno de los temas centrales para la democracia representativa sea la profesionalización de los cuerpos legislativos, y la adopción de las elecciones como mecanismos de control, la democracia contemporánea es, sobre todo, una herramienta de inclusión social.

 

Hace un par de días, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, consistente con las líneas jurisprudenciales que en materia de paridad de género ha adoptado, resolvió que, previo al proceso electoral, los congresos y partidos deberán garantizar, mediante la legislación, que al menos en la mitad de las entidades que se renovarán gubernaturas, sean postuladas mujeres.

 

Aunque se refiere a las gubernaturas de las entidades federativas, la paridad de género busca que tanto en los órganos de representación y de gobierno haya una mayor inclusión de mujeres. Al mismo tiempo, tanto la legislación como los criterios jurisprudenciales emitidos por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación han procurado la inclusión de otros grupos que históricamente habían sido invisibilizados o, al menos, visto limitadas sus posibilidades de acceder a cargos públicos.

 

En suma, la emergencia de actores sociales que buscan mayor pluralidad y representación, han supuesto revoluciones copernicanas en materia de derechos. ¿Qué sucederá cuando se diriman controversias intra partidarias para la asignación de candidaturas? Los propios lineamientos señalan que deberá de prevalecer el criterio de paridad por encima del derecho de elección consecutiva (reelección).

 

Sin duda, como se ha dicho, estamos ante las elecciones más complejas de la historia. No sólo por el número de cargos que serán sometidos a votación, sino por los criterios orientadores de nuestra democracia, los valores que puedan ponerse en juego y las decisiones que se tomen en materia de derechos políticos. También, se pondrá a prueba la eficacia de las instituciones electorales, así como la disposición de nuestros los políticos de construir una democracia incluyente, aún por encima de los intereses electorales.

EDICIÓN IMPRESA
Blog y Voto

Los Muros No Son la Solución

Por: Ana Saiz

Septiembre 21, 2021

América Latina

Cuba y la conquista de los derechos políticos-electorales

Por: Jesús Delgado Valery

Agosto 06, 2021

Proceso de renovación INE

Consejeras y consejeros del INE. ¿En qué nos quedamos? ¿A dónde vamos?

Por: Fernando Díaz Naranjo

Junio 10, 2020

Género y política

Congreso de mujeres políticas en Yucatán

Por: María del Mar Trejo Pérez

Agosto 25, 2021

Proceso electoral 2020 - 2021

Evaluación del proceso electoral 2020-2021

Por: Rubén Jesús Lara Patrón y José Eduardo Vargas Aguilar

Agosto 03, 2021

Encuestas

Encuesta Elección para la Gubernatura de Nuevo León

Por: Voz y voto

Mayo 17, 2021

#ObservatorioReformas

(Des)Ordenando la Información

Por: Karina Cáceres

Octubre 15, 2021

SÍGUENOS EN TWITTER
SÍGUENOS EN FACEBOOK