img

Recta final

A poco más de un mes de que concluyan las campañas, cabe poner la lupa en algunas características del proceso electoral en curso:

Es prematuro afirmar que será el más violento de la historia contemporánea. Espero que no alcancemos ese récord. Sin embargo, la percepción es que la violencia está presente a lo largo y ancho del territorio nacional y es una real amenaza a los candidatos. Es en el ámbito municipal donde se registran el mayor número de agresiones y asesinatos. Aunque a las autoridades electorales no corresponde proporcionar la seguridad a los posibles afectados, es evidente que la actuación del INE en este terreno ha sido, por decirlo suavemente, lamentable. Haberse prestado a poner el nombre y prestigio del INE en el documento “Esquema de Seguridad para las Candidatas(os)” fue un grave error, agravado por el burocrático proceder en el caso de la candidata asesinada en Celaya.

Carecemos de indicadores sobre el interés y decisión de la ciudadanía en acudir a las urnas el domingo 2 de junio. En ese terreno la discusión se basa en especulaciones sobre datos del pasado. Hay quienes afirman que una elevada participación beneficia a las oposiciones. Otros decimos que no hay evidencia que respalde esa creencia. En 1994 la participación fue mayor al 77% y ganó el PRI. En 2000 fue del 64% y gano la oposición. En 2006 fue del 58.5% y ganó el partido del gobierno (PAN). Sin embargo, hay indicios de que entre los estrategas de la 4T hay quienes apuestan a la baja participación como el mejor escenario para su candidata presidencial. Tienen en la elección para gobernador del Edomex, del año pasado, su referente.

Un problema por atender: a esta fecha un segmento importante de los electores no sabe la fecha correcta de la jornada comicial.

Este año habrá 3 debates entre candidatos presidenciales, hace 30 años solo hubo uno. Pero ni con uno ni con tres se puede afirmar que el resultado se decide en esos encuentros. Este domingo tendrá lugar el segundo debate, sin que haya quien espere que provoque un vuelco en las preferencias de los electores. Si a las cifras de audiencia del primer debate atendemos, la mayoría de quienes lo vieron lo atendieron por un breve periodo de tiempo, luego cambiaron de canal o le pagaron a la tele. Que bueno que haya debates. Que malo que sean tan aburridos.

Respecto de las preferencias de los electores, el debate dejó de ser sobre las cifras y pasó a ser sobre la credibilidad de las encuestas. El encuestador de mayor experiencia en México lo dijo con brevedad y contundencia en la Mesa de Encuestadores organizada por Voz y Voto: “Las encuestas nunca habían estado en el banquillo de los acusados como hoy los están. ¿Por qué? Porque muchas encuestas están siendo compradas para hacer propaganda.” (VyV, No. 373, p. 21)

Lo que Roy Campos dijo el 9 de febrero, ahora llega a niveles de escándalo. La competencia no está en las campañas, sino entre encuestadores, reales o ficticios, por ver quien le da mayor ventaja a la candidata oficial. El extremo al que se ha llegado lo ilustra el reporte del Grupo Expansión, que en su “encuesta de encuestas” dice que “combina los resultados de más de 40 casas encuestadoras” y que “utiliza 556 encuestas”. Expansión otorga a Claudia Sheinbaum una probabilidad de ganar del 98%.  A Xóchitl Gálvez del 2% y Álvarez Maynez aún puede conservar esperanza pues le otorgan +/- 0.1% (Expansión en X, 22.04.24) Una fuente confiable me comentó que esa empresa ofrece y vende “paquetes integrales de promoción y publicidad” a candidatos y partidos, que incluyen portada en sus revistas, entrevista y carteleras espectaculares.

Conversando del tema de la “encuesta de encuestas” (poll of polls) con los pioneros de este tipo de modelos en México, coincidimos en un punto: si la mayoría de las encuestas que se usan en el modelo son falsas, el resultado será igualmente falso.  

Desde que en 1988 las encuestas aparecieron en el escenario electoral, no habíamos visto tantas encuestadoras, ni tantas encuestas difundidas, que no cumplen con criterios científicos ni con una metodología aceptable, o que son notas de propaganda dictadas por el cliente. La pasividad del INE ante esa realidad es otra de las características de este proceso electoral.

Me atrevo a sostener que la enorme mayoría de las encuestas difundidas son falsas. Un dato es relevador: Expansión dice haber usado 556 encuestas en su modelo. No lo dudo. Lo que pongo en duda es la veracidad de la enorme mayoría de ellas. Tengo una pegunta ¿de dónde salieron “más de 40 casas encuestadoras”? Es costumbre que, para cada elección, acentuado en las presidenciales, aparecen pseudo encuestadoras y pseudo encuestas que llamamos “patito”. Solo que nunca antes hubo tantos patitos en el estanque.

Que las encuestas sean pagadas por un partido político no descalifica ni sus resultados ni a quien los difunde. Lo que es inédito es que la mayoría de las casas encuestadoras con años de presencia en el mercado, en este proceso electoral trabajan para Morena, para sus candidatos o para Palacio Nacional. Eso no es ilegal, pero deberían informarlo no solo al INE (no todas lo hacen), sino consignarlo con letra grande en los reportes que publican en los diarios, o al presentar resultados en TV, radio o redes sociales. Sabemos que hay casas encuestadoras trabajando para la alianza opositora y su candidata, o para MC, también a ellas se dirige la exigencia de transparencia y rendición de cuentas, respecto de las encuestas que difunden.    

Sígueme en: www.vozyvoto.com.mx

img

Jorge Alcocer V.

Director fundador de Voz y Voto. 

Articulos relacionados

img
img

Un revés a la autonomía indígena

I. El contexto En la sesión pública del 8 de julio de 2020 la Sala Superior del Tribunal Electoral

img

“Aguantar vara”

Uno de los efectos de que más mujeres participen en la política –un ámbito aún altamente masculinizado– es que ha aumentado la violencia ejercida en su contra. Las mujeres que ocupan o que buscan ocup...

img

Alcanza Consejo General histórica designación unánime de nueve titulares de las áreas técnicas

Alcanza Consejo General histórica designación unánime de nueve titulares de las áreas técnicas • El INE se ha institucionalizado en los hechos, no depende de personas en lo individual: Guadalupe Tadde...

brand

Voz y Voto es una publicación mensual especializada en política y elecciones, desde su primer número en 1993 es una revista única en su género, en México y América Latina.

Suscríbete

Contacto

Providencia 314-A, Col. Del Valle Norte, Alcaldía Benito Juárez, CP 03103, CDMX.
contacto@vozyvoto.com.mx
suscripcionesvyv@vozyvoto.com.mx
(+55) 5524-5588