img

Tómbola

Mañana, viernes 24, es la fecha límite para que el Comité Técnico y de Evaluación (CTE) publique el listado de las personas mejor evaluadas por su entrevista, a fin de que el domingo 26 el mismo CTE remita a la JUCOPO de la Cámara de Diputados las cuatro quintetas de candidatos a ocupar en el INE los cargos de consejero electoral (3 quintetas, una de mujeres y 2 de hombres) y de consejera presidenta (1 quinteta de mujeres).

Hasta el día de hoy el proceso de selección ha transcurrido con normalidad, conforme lo dispuesto en la Convocatoria y las sentencias del TEPJF, conforme a las cuales podemos dar por hecho que la presidencia del INE, de 2023 a 2032, recaerá en una mujer. Si por sus decisiones debemos calificar el desempeño del CTE, cabe afirmar que, hasta ahora, han cumplido bien su encomienda, disipando -hasta ahora- los temores de que una mayoría de sus integrantes -afines a Morena- impusiera sesgos notorios en la selección de los mejores perfiles de aspirantes inscritos.

Viene ahora la etapa final, que es la de seleccionar a 20 personas, 15 para las consejerías electorales, y 5 para la presidencia del INE. Se verá entonces si la imparcialidad con la que hasta hoy se ha conducido el CTE persiste y culmina en quintetas  para todos aceptables, o el gozo se va al pozo y este proceso concluye con un asalto por parte del partido del gobierno.

Paradójicamente, el amago de que el grupo parlamentario de Morena se niegue en la Cámara de Diputados a cumplir el mandato de la Constitución, para dejar como primera y única salida la selección por tómbola, es la mayor sombra que se cierne sobre la conclusión de este proceso de selección de consejeros electorales del INE.

Quienes se pronuncian por cancelar el diálogo, y usar la tómbola sin mayor trámite, ignoran que la construcción de acuerdos en la JUCOPO, para alcanzar la mayoría calificada requerida para la elección de consejeros electorales, no es una opción, sino una obligación establecida en el artículo 41 de la Constitución:

“c) El órgano de dirección política impulsará la construcción de los acuerdos para la elección del consejero Presidente y los consejeros electorales, a fin de que una vez realizada la votación por este órgano en los términos de la ley, se remita al Pleno de la Cámara la propuesta con las designaciones correspondientes.” (Base V, Apartado A).

Es a partir de esa obligación constitucional de la JUCOPO que el CTE deberá integrar cada quinteta, colocando en cada una de ellas a las personas que considera idóneas para cada cargo. La selección última corresponde a la JUCOPO, que deberá construir el acuerdo para presentar al pleno de la Cámara de Diputados dos cédulas para la votación. Una con el nombre de la candidata a consejera presidenta, y otra con los nombres de los tres candidatos a consejero electoral, dos hombres y una mujer.

Solo si la JUCOPO no presenta esas propuestas, o haciéndolo no se alcanza en el pleno la mayoría de dos terceras partes de los presentes, es que la Constitución establece el método de insaculación, primero en el pleno de la propia Cámara de Diputados. Y como última instancia, en el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En esos casos, el sorteo se hará con los nombres de cada una de las quintetas aprobadas y remitidas por el CTE.

Decir que la tómbola el método idóneo para -supuestamente- evitar la injerencia de los partidos, es equivocado. Es ignorar que la propia Constitución asigna a los partidos, a través de sus grupos parlamentarios, la tarea de construir los acuerdos políticos para hacer posible la elección de los consejeros electorales. No hay nada vergonzoso ni indebido.

Que los partidos manifiesten su preferencia por una u otra candidatura no hace de esa persona un empleado del partido que la apoyó. Verlo de esa manera es tender un manto de sospecha y una injustificada descalificación, a priori, de otros servidores públicos que son electos por cualquiera de las cámaras del Congreso de la Unión.  

La tómbola es el último recurso para evitar que el Consejo General del INE carezca de consejero presidente o de consejeros electorales. El primer recurso, obligatorio, es dialogar y construir acuerdos. Cabe pedir al PAN, PRI, PRD y MC que hagan explícita su postura al respecto.  


img

Jorge Alcocer V.

Director fundador de Voz y Voto. 

Articulos relacionados

img
img

Una voz propia

Una habitación propia de Virginia Woolf es uno de los libros que más me han marcado en la vida. No solo porque visibiliza las limitaciones a las que se han enfrentado las mujeres para escribir, sino p...

img

Congresos locales

Las elecciones de junio del año pasado modificaron la paleta de colores partidistas en el lienzo nacional; en el caso de las gubernaturas, como dato nada marginal sino histórico, seis mujeres se sumar...

img

Homenaje a la Dra. Ana Cristina Covarrubias

Entremos a analizar, con mayor detalle, las oportunidades y retos de las encuestas y los encuestadores electorales teniendo a la vista los procesos de 2021.

brand

Voz y Voto es una publicación mensual especializada en política y elecciones, desde su primer número en 1993 es una revista única en su género, en México y América Latina.

Suscríbete

Contacto

Providencia 314-A, Col. Del Valle Norte, Alcaldía Benito Juárez, CP 03103, CDMX.
contacto@vozyvoto.com.mx
suscripcionesvyv@vozyvoto.com.mx
(+55) 5524-5588